jueves, 17 de julio de 2014

Fujinon 27mm 2.8 (o como transformar tu serie X en una compacta)



Toda marca que se precie tiene en su catálogo una lente de las denominadas pancake. Caracterizada por su escaso tamaño y por desgracia en muchos casos por un rendimiento óptico puede dejar mucho que desear.

En el caso e FUJIFILM, el elegido es el 27mm 2.8 que equivale una vez montado en nuestras cámaras a un 40mm, una focal muy polivalente.

Las dudas respecto a su rendimiento no pueden sino presentarse de forma seria una vez lo tienes en la mano. Su tamaño reducido, la ausencia de anillo de diafragma (signo distintivo de los FUJINON) y su peso reducidísimo nos pueden hacer creer que estamos ante un "objetivo" tapa.  La verdad es que esos elementos que nos hacen "dudar" son realmente los que deben presentar los objetivos de esta particular liga.

Sobre la construcción poco puedo decir, salvo que aunque por su naturaleza "portátil" se busca aligerar el peso y eso influyen sus construcción esta es muy solida, no hay  que olvidar que es un objetivo de la serie XF, o lo que es lo mismo la serie "premium" de FUJI.


Ese mismo apellido "XF", es el que se espera que defienda en su rendimiento optico. Y por fortuna asi es. SI quereis ver test, tablas etc... como siempre os invito a que busqueis en WEBS especializadas y mi recomendacion a este respecto es DSLR MAGAZINE.

Como el movimiento se demuestra andando, cabe ver que tal "anda" este objetivo. ¿Cual es el objetivo de una lente como esta? Creo que el ofrecer una calidad óptica por encima de la media (recordar su apellido XF) con el menor peso y volumen posible.

La solución lógica es elegir un fijo y como he indicado este 27mm (40mm equiv.) es una focal todo terreno. A diferencia de otros pancake, ofrece una apertura máxima 2.8, lo cual lo hacen una lente bastante utilizable como aliado al rendimiento ISO que ofrecen los sensores de la marca.

Como indiqué anteriormente, carece de anillo de diafragma por lo que el accionamiento del mismo se realiza por medio de la cámara que lo detecta automáticamene.

En el plano físico, es un objetivo muy cómodo, personalmente lo he llevado como apoyo a otra lente cuando he querido ir ligero.  En combinación con una X-E1 o una X-E2 transforman a estas cámaras en casi una compacta vitaminada, el balance de peso es fenomenal,  si la combinacion es con una X-M1 entonces la pareja parece ser inseparable.

Con cuerpos mas voluminosos como el de la X-Pro1, el resultado es algo extraño, ya que la cámara pide usarse con las dos manos y la falta de apoyo que presenta las reducidas dimensiones del objetivo no ofrecen el mismo. Algo parecido pasa con la X-T1 mas pesada que una X-E2, lo que juega en su contra.

Sobre la velocidad de enfoque, no nos engañemos no es el mas rápido de la familia, pero tiene un buen rendimiento y no supondra realmente un problema.

Sobre su calidad optica, a 2.8 es un objetivo bastante utilizable, personalmente en fotografia urbana donde lo he utilizado en esta apertura para mi no ha supuesto un problema que su rendimiento mejore cerrando un paso. Os dejo un video en el que las fotos estan tomadas con el mencionado 27mm en su mayoria a 2.8 para compensar la falta de luz.


Asi pues este es un objetivo que ha pasado desapercibido debido a sus hermanos mayores los 23 1.4 y 35 1.4, pero que se situa en medio de ellos (en cuanto a mm) y que puede ser una alternativa económica a los mismos. Esta claro que no ofrece sus aperturas, ni su tacto excelente, pero a cambio su rendimiento es muy bueno a plena apertura, y su excaso volumen y peso lo hacen un objetivo de esos que se disfrutan de verdad, al estar largas temporadas pegado a la cámara.

Para mí es una de esas joyitas que tienen en sus catálogos las marcas y que precisamente por no ser los "TOP" son grandes desconocidos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...