jueves, 18 de diciembre de 2014

Los beneficios de "NO PUBLICAR" tus fotos

Ejemplo de toma olvidada y recuperada recientemente

*entrada publicada originalmente en Crónica de un fotógrafo

En varias ocasiones había leído artículos de fotógrafos que habían decidido estar durante unos meses o un año utilizando en exclusiva un objetivo o incluso de forma más radical, no publicar una sola foto nueva durante un periodo similar.



Respecto al "ejercicio" de utilizar en exclusiva un sólo objetivo, siempre intuí la razón y el aporte que esto podia hacer al haber fotografico de la persona en concreto. Y el tiempo y la experiencia me confirmo lo que intuía. De hecho sin proponermelo yo realice ese ejercicio casi de forma total. Al estar durante algo mas de 6 meses utilizando casi en exclusiva la que por aquel entonces era mi cámara una Canon 5d MkII y mi querido 50 1.2.

Sobre la no publicación de fotos durante unos meses, os cuento la experiencia que he tenido al respecto, como inicié la puesta en marcha y que "he sacado en claro".

En realidad, al igual que en el caso anterior, este ejercicio no se llevo a cabo de forma consciente y cuando lo fue ya llevaba algún tiempo en "sequia" publicadora.

Comencemos por como me vi en esa situación.

A medidados de 2013 Fuji-Xperiece demandaba practicamente la totalidad de mi tiempo. Si a esto sumamos el atender los trabajos, los workshop y talleres y el lógico tiempo de vida "fuera de la fotografia" que necesitaba... poco tiempo tenia para dedicar a procesar y publicar fotos "personales" por denominarlas de alguna manera.

Así pues, aunque mis salidas personales se vieron reducidas de forma drástica según avanzaba el verano, seguia tomando fotos que pasaban a dormir placidamente en el disco duro. Realmente lo que hacia era "disparar" por el placer de hacerlo sin la presión de un encargo, pero lo que no me apetecia era dedicarme a "cribar y editar".

De esta forma para cuando el otoño ya estaba mediado, me di cuenta que llevaba algo mas de 3 meses sin publicar nada nuevo a pesar de haber realizado a menos un par de salidas interesantes. Todo el "nuevo" aporte se resumía en las fotos que acompañaban a un video que realicé sobre Street Photography en Madrid y que puedes ver a continuación:

Llegado un determinado momento, agunos conocidos me preguntaron por la razón de no publicar nada nuevo. En cierta medida, sentía que debia publicar fotos nuevas para no parecer que no tenia nada nuevo que mostrar.


...y otra mas...

La cuestion es que para mediados de otoño, empecé a sentir esa necesidad, pero al repasar mis fotos descubrí que a medida que avanzaban las sesiones a repasar (cronológicamente) descubria fotos que no hubiera tenido en cuenta normalmente. Además, la visualización de fotos tomadas meses después me hacía ver con claridad que foto funcionaba tal y como la habia concebido en el momento de la toma. Era como si de pronto sintiera una claridad mental a la hora de cribar y elegir que me sorprendía.

Además, durante esos meses practicamente off en cuanto a mi fotografía, habia visto y estudiado las obras de fotografo tanto contemporáneos como clasicos. Esto habia influido en mi Street Photography y habia empezado a conformar una serie de unas 10 fotografías de esta disciplina que realmente tenían mucho potencial.

Para cuando volví de NY en diciembre, habia sumado a esa serie de street otras 4 o 5 fotos que marcaban las diferencias. Aúnque publique una mínima parte de las fotos que aún tengo de paisaje urbano de NY, ya tenia claro los beneficios de la sequia publicadora.

Habia profundizado en aspectos dentro de la técnica que sinceramente no hubiera trabajado de tener que mantener el "ritmo" de publicación. Además, he podido formar un grupo de unas 20-25 fotos de street de las cuales muchas siguen siendo inéditas al estar reservadas para certámenes u otros eventos.

Por alguna razón el entrar en la inercia de no publicar (salvo lo necesario por razones obvias, al menos en mi caso) me ayudo y aceleró la constante progresión en la que todos estamos inmersos, cada uno a su nivel. Pero lo sorprendente no era la "cantidad" de ese aprendizaje, sino la calidad del mismo.

Tomando como referencia este periodo, he comenzado a recuperar sesiones de hace tiempo, como las de Islandia, Roma o salidas por el norte de España y sinceramente he descubierto fotos que ya conocia y habia olvidado pero sobretodo he visto las posibilidades de tomas que estaban descartadas.

El único problema de este proceso de NO PUBLICAR, es que llegado el momento de romper esa tendencia, cuesta elegir con que foto hacerlo. Te vuelves tan critico con tu trabajo que casi entras en la parálisis. Además como ya os he contado en otros artículos, este año me he propuesto participar en certámenes, algo que nunca había hecho y el tema de reservar fotos para éstos también supone un problema.

Mi consejo, es que si sois capaces, intentéis tener vuestra particular travesía NO PUBLICADORA. Por mi parte solo me ha reportado satisfacciones y ha cambiado mi forma de trabajar de forma definitiva.

¿te atreves?

4 comentarios:

  1. Suele pasar eso de hacerse más exigente y tener cierto miedo a la publicación. Así lo recojo yo también en mi último post http://bit.ly/fotobsesion

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En el fondo buena parte de este ejercicio es vivir la fotografía como eso y no por ver cuantos likes o selecciones en redes sociales fotográficas tienes.

      Eliminar
  2. Gracias socio, por poner palabras ordenadas a lo que ando sintiendo jejejeje

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...