martes, 14 de febrero de 2017

San Valentín, fotografía y milímetros

Imagen libre de derechos. Fuente:Pixabay

Hoy es día 14 de febrero el día de San Valentín

El día de San Valentín es un día en el que muchos piensan en la/s persona/s queridas o amadas, desean el estar cerca de éstas... pero también es un día en el que no es extraño darse cuenta de que esa persona realmente no es necesaria ni esta en sintonía contigo.

Esto mismo es aplicable al mundo de la fotografía, en concreto al apartado de objetivos fotográficos. Ya hemos comentado en numerosas ocasiones, en este mismo blog, la falsa creencia de que a más equipo mejores fotografías se consiguen. En concreto esta entrada es una reflexión respecto a la falsa necesidad de cubrir con los objetivos que se tienen hasta muchos milímetros.
La gran mayoría hemos sido víctimas de esta creencia en nuestros primeros pasos por la fotografía, pensando que desde un principio debemos cubrir el mayor número de focales posibles y en realidad esto es un gran error.

Resumiendo mucho podemos encontrarnos con dos situaciones:

1. Buscamos objetivos de calidad para cubrir estas focales, esto significa un gran desembolso de dinero.

2. Nuestro presupuesto es más ajustado e intentamos cubrir estas vocales con objetivos de menor calidad (aquí es especialmente sangrante el caso de los todoterreno)

En ambos casos hemos gastado algo) o mucho dinero) sin tener aún claro la gama de focales que más van a ir con nuestro estilo o el tipo de fotografía que más nos atrae. Y es que en un primer momento nadie sabe dónde va a estar fotográficamente a medio plazo, esto unido a la sensación qué provoca el casi infinito abanico de objetivos termina por hacernos sentir la necesidad de tener un equipo que cubra la totalidad de las vocales comunes.

Mi X-Pro1 con su inseparable 35mm

En los mejores casos terminaremos con varios miles de euros en objetivos que no utilizaremos y que con suerte venderemos a un 60-70% de su precio de compra en el mercado de segunda mano. También puede que ese todoterreno, que con la experiencia hemos visto que no da la talla en las focales que de verdad nos interesan, sea el regalo para un amigo o familiar que se inicia en la fotografía.

Digo que estos son los mejores casos porque puede que cuando te des cuenta que lo tuyo es el macro, el retrato, el paisaje etc... quieras comprar el mejor objetivo que te puedas permitir para esa disciplina y si eso ocurre con varias disciplinas estarás tonteando con el denominado GAS del que ya escribí una entrada en este mismo blog

En mi caso durante varios años mi mundo se acababa en 105 milímetros y posteriormente estuve durante cerca de un año y medio utilizando casi en exclusiva un 50 milímetros "equivalente", siempre hablando de la fotografía personal.

Actualmente mi equipo suele estar compuesto en exclusiva por un 14 milímetros un 23 o 35 milímetros y en contadas ocasiones por un 56. Os aseguro que con estos objetivos puedo hacer prácticamente cualquier tipo de fotografía y no he hecho nada en falta. Si cuando empecé hubiera tenido claro que con estas focales relativamente cortas podría hacer todas las fotos a nivel personal, hubiera ahorrado muchos euros y centrado desde el principio el tiro en objetivos realmente buenos de estas focales.

Como he comentado en numerosas ocasiones en fotografía poco pero bueno y es que menos es muchas veces más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...