lunes, 25 de mayo de 2015

La "singularidad fotográfica". Día del orgullo friki.

Sheldon Cooper y su línea temporal que define el momento de la singularidad. Teme no llegar vivo a ese momento, en el que sería posible transmitir su consciencia a una máquina y por lo tanto llegar a ser inmortal. Foto. The Big Bang Theory

Hasta hace relativamente poco tiempo se trabajaba con la teoría de que aproximadamente cada año la "capacidad-potencia" tecnológica se doblaba. Actualmente empieza afirmarse que este "crecimiento" ha ido acelerándose hasta el punto en el que es dos veces al año (aproximadamente) cuando se duplica nuestra capacidad tecnológica como especie.

Esta aceleración tecnológica que aumenta de forma constante e imparable, esta relacionado con el llamado concepto de "singularidad tecnológica" y el debate filosófico que hay detrás de él.

De forma muy simple la singularidad tecnológica o singularidad (aunque prefiero poner la coletilla de tecnológica para no confundirla con la singularidad de los agujeros negros) establece que es inevitable llegar a un punto en el que el desarrollo tecnológico deje "obsoleta" la raza humana tal como la conocemos. Es decir la posibilidad de mejorarnos gracias a la tecnología, de curarnos, modificar nuestro carácter, potenciar nuestro físico, nuestra capacidad de aprendizaje y memoria... dejarán al ser humano "estandard" totalmente en desventaja.

Quizás esto produzca un cisma entre los "mejorados" y los "no mejorados". Es muy probable que todos los que estamos leyendo en estos momentos este artículo pertenezcamos a las últimas generaciones que van a tener una vida (en cuanto a duración) normal.

Las consecuencias de la singularidad que he descrito en el párrafo anterior, son solo referentes a uno de los planteamientos en los que se debate. En otros ámbitos se parte del posible desarrollo de las IA y el peligro inherente al mismo que puede producirse cuando se llegue al momento en el que se dote de conciencia e inteligencia a nuestras creaciones. Esto unido a su obvia superioridad física plantea una serie de cuestiones que deben ser al menos planteadas.

Para algunos, existe el riesgo cierto de que se llegue a un escenario descrito como en la saga TERMINATOR...

En cualquier caso, este es un tema muy interesante, que produce una discusión en la que entran en juego conceptos que van desde la propia definición del ser humano a la necesidad de establecer algún tipo de control sobre el rumbo del desarrollo de nuestra tecnología. No es un concepto que tenga relevancia entre un grupo de locos, este es un debate real en la comunidad científica, por que lo que se discute no es si se llegará a ese punto, eso se tiene por cierto (todas las previsiones apuntan a que será a lo largo de este siglo), el debate gira en torno a como actuar y asimilar esa realidad. Os invito a profundizar en este tema, es realmente interesante.

Asimov y sus leyes de la robótica. A día de hoy no es posible "hacer entender" a una máquina las mismas, aún no han llegado al nivel de desarrollo suficiente.

Como este blog es de fotografía y en este campo la tecnología es un actor principal, se me ocurrió plantearme varias cuestiones respecto a la "singularidad fotográfica".

Actualmente los sensores permiten, gracias a sus grandes RD, modos de disparo, correcciones y potencia de sus archivos madre (RAW), disfrazar las carencias técnicas de muchos fotógrafos. Así el margen de error en el momento de tomar la foto ha aumentado enormemente en relación a algunos aspectos (quizás la correcta exposición sea el más fácil de identificar). Aunque a día de hoy aún delata estos arreglos el hecho de que las fotos resultantes rezumen un aire "pop" muy apreciado entre muchos (:$). La realidad es que aunque aún queda por pulir en ese sentido bastante ( o no, ya que puede que a mayor "margen de ayuda" el nivel de error por parte del fotógrafo tambien aumente por aquello de acomodarnos sabiendo que nuestra carencias son compensadas por la "tecnologia) a medida que aparezcan nuevas generaciones de equipos y programas de procesado se permitirá tener que afinar menos delante de la cámara. Si esta mejora tuviera un límite cierto, podríamos pensar que en realidad lo que se facilitará es que cada persona pueda centrarse en la parte creativa de la fotografía sin tener que preocuparse de los elementos técnicos. En realidad sería como si Velázquez no tuviera que preocuparse de saber como conseguir el azul a la hora de pintar un cuadro. Este razonamiento creo que lo compartimos todos, yo no creo que un elemento técnico vaya a diferenciar mi fotografía de la de cualquier otro y más sabiendo que hoy en día lo que no me cuentes tú me lo contará otro o lo podre encontrar en algún artículo de internet. Insisto en que al menos de cara a la galería todos compartimos este razomamiento, otra cosa es ver como realmente algunos piensan que deben salvaguardar a toda costa sus conocimientos (aunque esto signifique incluso engañar o desentenderse de personas que les pagan para aprender de ellos... patético lo de algunos "gurús").

Volviendo al tema de la singularidad, el problema es que proyectando este escenario es probable que se llegue a un punto en el que el nivel de asistencias que nos ofrezcan nuestros equipos entren en campos de carácter más creativo. Imaginad que llegue un momento en el que un equipo no sólo nos corrija o permita arreglar una deficiente exposición o una trepidación obra de nuestro escaso pulso... sino que nos indique y aconseje sobre el encuadre que conviene a esa escena. A más, que incluso este tipo de sugerencias lleguen a poderse definir según el estilo que queramos dar a nuestra "obra". Esta claro que entraríamos a tener que valorar si el hecho de que el proceso creativo cuente con una "asistencia" tal permitiría considerar esa fotografía como una creación propia y a un nivel mayor incluso como arte. De nuevo habría que plantearse el concepto de arte. Para muchos un escenario así puede parecer improbable, pero es muy posible, tanto como el hecho de que actualmente podamos disparar una foto totalmente subexpuesta y recuperarla hasta hacerla "pasable"... imaginad contarle esto a un fotógrafo de hace 50 o 60 años... o explicarle que una compacta poco mas grande que un  zippo te monte en tiempo real una panorámica de 25 fotos...

¿Es esto lo que me espera después de que mi flash de mano tome conciencia de si mismo? Foto: Terminator 3

La verdad es que yo mismo no sé responder a las preguntas que nacen de esta línea argumental... ¿cual seria el punto que podríamos definir como singularidad fotográfica? ¿el momento en el que los encuadres también sean asistidos por el equipo? ¿el momento en el que la cámara te guié para definir tu estilo? ¿cuando lleguemos a tener la posibilidad de recuperar X pasos de luz? ¿sería interesante regular o definir disciplinas dentro de la fotografía para diferenciar las tomas que en ese escenario con tal nivel de desarrollo y se diferencié a las "creaciones simples" de las "creaciones asistidas al 100%"? ¿ o todo esto es como poner puertas al campo?... En el momento de intentar plasmar las cuestiones que se pueden plantear en torno a este debate, tengo hasta problemas para expresar ciertas ideas y definir algunos conceptos.

 Creo que de alguna forma, al igual que ocurrirá llegado el momento con la singularidad tecnológica, la faceta artística de la fotografía se reinventará y la asimilación de los avances se realizará de forma natural. Quizás sea un optimista, pero sinceramente si Skynet va  tomar el control sí o sí... para que preocuparme ;-).

El día del orgullo friki no podía dejar de concederme el escribir esta entrada :-)

2 comentarios:

  1. Buf, te veo haciendo trompos en barro ahora mismo. ¿Y si llegara a ser real?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Será realidad... así esta escrito y así será... :-P

      Eliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...