miércoles, 19 de octubre de 2016

El carácter de una cámara (X-T2, X-Pro2 & 100-400)

Una foto de la sesión a la que hago referencia en esta entrada, la primera con la X-Pro2 + Fujinon 100-400. Animal salvaje en libertad

La fotografía abarca numerosas disciplinas, que aunque en esencia giran en torno a los mismos conceptos presentan algunas particularidades.

Los aspectos que diferencian a unas disciplinas de otras, tienen en ocasiones incidencia directa sobre el equipo que es recomendable para las mismas. El entender que hay equipos que se adaptan mejor que otros a algunas disciplinas es una afirmación que no pocas veces he visto llevado al extremo. Siendo sincero, creo que el único elemento que puede hacer que a día de hoy no se practique una disciplina con un mínimo de dignidad es el de los mm del objetivo que utilicemos. Dicho de una forma más directa, cualquier equipo moderno te permite practicar cualquier disciplina y disfrutar de ella siempre que tengas un objetivo con los "mm´s" acordes al tipo de foto. 
Antes de que os lancéis a mi cuello, matizo que lógicamente cuanto más adecues tu equipo a la disciplina, mejores resultados obtendrás. La experiencia me ha demostrado que en ciertas disciplinas esto no tiene mucha importancia por mas que los "gurús de barro" se empeñen en dotar de una complejidad que no tiene a la disciplina que practican en en concreto... 

En todo caso, sólo cuando el tipo de fotografía requiere de unos tiempos (al ser un encargo en el que el cliente quiere la foto para ayer), la necesidad de realizar ampliaciones enormes (enormes es enormes, no un cuadro para colgar en el salón) o fotografía que requiere un objetivo concreto (un descentrable para arquitectura) es imprescindible intentar buscar un equipo especifico para una disciplina, aunque esto suponga sacrificar otros aspectos. Sí, para destacar en algo es imprescindible no hacerlo en otro aspecto... quizás por eso modelos que se defienden bien en cualquier disciplina son los mas apreciados y vendidos.

Como ya sabéis tengo la suerte de probar equipos continuamente y como consecuencia de ello he tenido una experiencia que me ha inspirado para escribir esta entrada.

Desde hace un par de meses estoy probando el Fujinon 100-400 XF WR. El preferir publicar las pruebas de un equipo tras un uso prolongado supone no ser el "primero" en publicar las conclusiones de la prueba, pero este hecho se compensa (bajo mi criterio) en que de verdad se ha utilizado el material en un abanico de situaciones y con suficiente tiempo como para ofrecer (a quién lee la prueba) unas conclusiones basadas en la experiencia de un uso real.

Como es lógico, he probado este objetivo con varios cuerpos y entre ellos una X-Pro2 y durante unos días con una unidad de pre-producción de la X-T2. Sobre ambas cámaras y el objetivo publicaré entradas concretas, esta entrada no tiene como objetivo entrar en detalles sobre los mismos.


En un primer momento probé de forma intensa el 100-400 con la X-Pro2, la cámara que en el catálogo de Fujifilm tiene un marcado carácter documental, callejero.... "de proximidad" como he escuchado algunas veces. Este combo lo utilicé en varias sesiones de un proyecto que comparto con otro fotógrafo que gira en torno a la fotografía de fauna.

Que el acompañante natural del 100-400 es la X-T2 con el grip es algo que cae por su propio peso a poco que se piense friamente. No obstante la X-Pro2 tuvo un rendimiento correcto, aunque ya en aspectos meramente físicos (mandos, ergonomía en conjunto con el objetivo etc) se apreciaba que ese no era su entorno.

Como digo, hace unas semanas tuve la oportunidad de tener unos dias una X-T2 de preproducción, y realicé pruebas con el mismo objetivo. Además de apreciar una mayor velocidad de enfoque (no exagerada) las sensaciones del cuerpo en combinación con este objetivo eran mejores. La cantidad de accesos directos de la cámara, el visor central (esto es algo personal), la forma de la empuñadura etc... sintonizaban mejor con este objetivo y la disciplina que estaba practicando. En términos absolutos había una diferencia de la X-T2 sobre la X-Pro2 en velocidad, que por un lado se vio reducida con la actualización de esta última y por otro, seguro que se agrava con la utilización del grip con el modo BOOST. Espero que los CHICOS DE FUJIFILM se den por aludidos para poder realizar esta prueba en concreto ;-)

Otra foto de la primera sesión con el combo X-Pro2 + Fujinon 100-400. Animal salvaje en libertad

Por el contrario, cuando utilicé la X-T2 en fotografia de calle, eche de menos la X-Pro2 con su visor no centrado, la situación de sus mandos, la ergonomía favorecida por el uso del suavizador de disparo etc...

He puesto el ejemplo de estas dos cámaras por que esta claro que en este blog a día de hoy Fujifilm es la marca de referencia, pero la reflexión sería aplicable a cualquier marca.

Entonces... ¿la X-Pro2 no vale para fauna? ¿La X-T2 no da la talla a la hora de callejear? Si has llegado a estas conclusiones creo que tenemos una forma muy diferente de ver la fotografía. Ambas cámaras te ofrecen un rendimiento acorde a lo que se espera de los modelos top de una marca, pero bien es cierto que ese "carácter" que se supone a las cámaras sale a relucir cuando puedes probarlas (y compararlas) en disciplinas tan diferentes.

¿Es la X-T2 mejor cámara que la X-Pro2? La repuesta de catálogo seria "SÍ"... en la vida real la respuesta dependerá de cada persona y en mi caso yo me quedo con una X-Pro2 de largo.

En el caso de estos cuerpos de FUJIFILM, se han definido un carácter muy diferente para cada una de estas cámaras (salta a la vista) y por ello la elección dependerá de las disciplinas que se practiquen principalmente. Yo puedo salir a "faunear" o cubrir un evento deportivo con la X-Pro2 y "traeré" fotos, pero no es algo que hasta ahora haya hecho de forma habitual (esto esta cambiando y va a cambiar pronto :-) ) por eso mi elección seria la cámara que más destaca en las disciplinas que practico y sobretodo para calle la X-Pro2 te da algo que no te da la X-T2.

Partiendo de que hoy en día no hay cámara mala, decidir que cámara se adquiere por lo que diga un catálogo una vez se hayan cubierto los mínimos racionales que se necesiten (lo siento pero probablemente tu estés entre el 95% de fotógrafos que no necesitas un sensor de 38 mpxl) la elección debe centrarse en elementos menos racionales, algunos difíciles de explicar... es la suma de esos elementos que no suelen aparecer en el catálogo los que definen el CARÁCTER DE UNA CÁMARA.

No te obsesiones en exceso con las funciones, el número de mpxl... y céntrate en "la compatibilidad de caracteres" de tu camará y tú.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...