lunes, 24 de octubre de 2016

Llámame fotógrafo



¿Qué es lo que hace que te puedan llamar fotógrafo o aficionado? Muchos creen que la diferencia es únicamente una cuestión económica, pero eso sería simplificar mucho las cosas y dejaríamos fuera a todos los aficionados del orbe. Por eso voy a pensar en voz alta qué es lo que nos hace fotógrafos.

Desde que he empezado la nueva temporada de cursos y talleres me he encontrado con todo tipo de alumnos, pero la mayoría con un denominador común: la necesidad de salir a la calle con la cámara al hombro a fotografiar lo que sea, lo que les gusta. Unos prefieren el campo, otros la ciudad, aquel el desnudo femenino, este sus cuadros...

Hay muchas personas sesudas que sólo consideran fotógrafos de verdad a los que disparan en manual; gente que cree que con tener una cámara ya lo eres y hay quien no entiende que muchos nos compremos una cámara con lo cómodo que es llevar el móvil en el bolsillo; y alguno existe que te mira por encima del hombro porque tú vas con una compacta y él lleva una de esas cámara de formato medio de los años 50...

Algunos piensan que el fotógrafo es el que lleva mil filtros en la mochila; otros dicen que sólo los que dominan Photoshop sin dudar; unos dicen que son puristas y el de la última fila señala que los efectos de su bridge son infalibles e insustituibles...

Ser fotógrafo está por encima de todas estas cosas. Es mucho más que llevar la clásica cámara al hombro o tener la tarjeta de crédito temblando cada vez que pisas la Ribera de Curtidores. Ser fotógrafo, merecer tal sustantivo, es ni más ni menos que pensar (ya vemos como una máquina) en imágenes. Ser capaz de cerrar los ojos y ver una imagen congelada. Ni más ni menos.

Si te levantas por las mañanas y ves que la luz que se filtra a través de las persianas es un instante único, eres fotógrafo.



Si te vas a levantar a tus hijas y sales corriendo de la habitación para buscar una cámara y plasmar lo guapas que están dormidas, eres fotógrafo.

Si en el momento del desayuno, ese momento de soledad para muchos, aprovechas para ver las fotos de Flickr, Instagram o la red social donde hayas publicado; y de paso comprobar los votos, eres fotógrafo.

Si vas a hacer fotos porque es tu trabajo, evidentemente eres fotógrafo y todo esto te parecerá una perogrullada.

Si de camino al trabajo, sacas la cámara del bolsillo porque por fin esa esquina tiene esa luz que viste un día que te pilló sin batería, eres fotógrafo. (Lo de llevar máquina siempre ayuda mucho para que te llamen fotógrafo).



Si tus mejores fines de semana son los que puedes sacar al menos una buena fotografía porque en la comida familiar has visto algo bueno, o porque sabes que a la hora que vas a llegar a tu destino es muy probable que la luz sea estupenda, eres fotógrafo.

Si te quedas solo en casa y te vas al ordenador para revelar esas fotos del fin de semana y no te dedicas al onanismo es que eres fotógrafo. Además de aprovechar el tiempo como nadie.

Si recuerdas que cuando eras más joven te gastaste el dinero para entrar en una fiesta en un libro de tu fotógrafo preferido, entonces eres fotógrafo.
video

Si cuando ves un cuadro, lees un libro o vas al cine no dejas de preguntarte cómo hubieras hecho eso tú con la cámara, no queda más remedio que reconocer que eres fotógrafo.

Esto se lleva en la sangre, y en determinadas épocas de la vida se activa. Te puede pillar joven, o aflorar en la jubilación. Cuando ves una exposición o cuando tienes una pareja con la que no puedes dejar de soñar. Da igual cuando suceda. La fotografía es una droga. Y si nunca has sentido alguna de las cosas que pongo aquí probablemente no es que el artículo sea una chorrada o esté incompleto, es que cada uno siente ser fotógrafo como quiere. Quizás esa es su magia.

PD: (no os olvidéis que imparto un taller en Alcalá de Henares)

10 comentarios:

  1. Completamente de acuerdo contigo. Ser fotógraf@ es una forma de sentir, de vivir, de mirar el mundo y da igual la cámara que tengas...

    ResponderEliminar
  2. Lo más probable es que ademas llegues tarde por hacer la foto con esa luz y ademas ángulo. Pero el último punto es mi preferido :).

    ResponderEliminar
  3. Me ha encantado esa manera tuya de exponer con tu texto, lo que significa ser fotógrafo. Lo has plasmado magníficamente.
    Y además me he sentido retratada y me considero gracias a tu afirmación, fotógrafa.
    Muchas gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un gusto que te haya gustado. Muchas gracias por tus palabras

      Eliminar
  4. Ni es escritor todo el que escribe, ni músico todo el que más o menos toca un instrumento, ni cantante todo el que canta, ni tampoco es fotógrafo todo el que hace fotos. Hay muchas clases de fotografos, (profesionales, aficionados, "comerciales", "de fin de semana", científicos, fotógrafos "tècnicos" de otros campos profesionales,..., (y no necesariamente unos son mejores fotografos que otros). Y hay de todo. En todas esas especialidades hay buenos y "malos" fotógrafos. Pero además hay también mucha otra gente que hace fotos por otros muchos motivos diversos pero que NO son fotógrafos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas...
      Sobre el tema que planteas escribí hace tiempo este artículo:
      http://www.ferfoto.es/ferfotoblog/fotograficamente-hablando/ser-fotografo-o-hacer-fotos/

      Eliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...