martes, 24 de octubre de 2017

3 Formas de hacer fotos con falso helado



Si le preguntas a la gente como hacer helados que no se derritan, lo más probable es que te contesten que no se les ocurre cómo, o como mucho alguien interesado en los medios audiovisuales o la fotografía, te contestará que con puré de patatas suelen salir muy bien. Lo cierto es que hay muchas formas de hacer una masa más o menos cremosa que se asemeje a un helado, incluida la del puré de patata. Vamos a ver algunas.

El clásico puré de patatas. 

Es sin duda una forma usada pero hace mucho tiempo, es raro ver hoy a un estilista gastronómico usar esta técnica, porque es difícil conseguir el nivel exacto de textura y porque además requiere de una preparación con fogón, por lo que la relación de esfuerzo/resultado no es la más óptima. El factor de uso del colorante se ve afectada por el tono de la patata y por ejemplo si quieres hacer un tono blanco puro resulta muy complicado. Digamos que esta técnica es parte del pasado y para helados en vitrinas mostradores lejanos o uso de blanco y negro puede ser aun vigente, pero no mucho mas. Hoy en día hay una versión más actual que se puede hacer con copos de patata de bolsa que al ser mas química se consigue una textura más interesante, pero en mi opinión lejos aún de lo ideal.

Masa de maicena

Otra forma más actual de hacer una masa de falso helado es usar maicena, o almidón de maíz con acondicionador de pelo y colorantes. Esta mezcla permite calibrar mejor la consistencia y textura de la masa resultante, aunque tiene como contrapartida el hecho de que es sable para helados de tipo artesano, la masa queda a menudo grumosa y para helados mas suaves es complicada de manejar. La forma de controlar lo espeso de esta masa es añadiendo más o menos acondicionador. Cuanto más echemos más suave y cremosa quedará. La proporción adecuada es 1/2Kg de Maicena 200ml de acondicionador y colorante según el sabor que queramos simular.

Taller de Foto Gastronómica, haciendo helado falso. Tarragona, verano de 2017

Masa de azúcar Glass

Es para mí la combinación ganadora y la que mejores resultados aporta a la foto. Puedes jugar con las cantidades y obtener desde un helado cremoso a un helado mas espeso, de los que se cuartean. La receta es muy simple y se prepara en frío. Necesitaremos una clara de huevo una cucharadita de glicerina pura, 1/2 Kg de Azúcar Glass y Colorante alimentario. Primero mezclamos la clara y la glicerina para después ir añadiendo poco a poco azúcar Glass, para un resultado más fino podemos tamizarlo. Antes de que la masa sea espesa añadimos el colorante en la dosis recomendada por el fabricante, depende de si es líquido o en gel. Cuando tengamos una masa manejable y espesa iremos probando texturas hasta conseguir el tipo deseado. Incluso podemos reservar una parte de la masa, más suave para decorar en la base como si el helado estuviera mas derretido y añadir mas azúcar Glass hasta obtener la cuarteada, que añadiremos con un dispensador de bolas de helado. Dándonos la forma y la textura deseadas, como se ve en los ejemplos.

Conclusión

Las ventajas de este tipo de masas es que son eternas y no se deterioran con el tiempo. Aguantan horas y horas delante de los focos y puedes tomar el tiempo necesario para iluminar y hacer tu diseño de foto a tu gusto sin la presión del tiempo ni del calor.  Muchas veces en foto publicitaria los clientes no permiten que uses este tipo de sustancias para anunciar sus helado, ellos quieren que salgan sus productos de verdad. Incluso en estas ocasiones los helados falsos harán el trabajo de un doble, y cuando ya esté aprobada la escena con todos sus elementos podrás sustituir el helado falso por el de tu cliente, con la textura, color y forma que ellos venden. Por eso, siempre es bueno conocer estas técnicas. Son técnicas que los estilistas gastronómicos manejan desde hace tiempo, pero que muchas veces el fotógrafo debe también saber hacer, sobre todo si el presupuesto no es muy alto, y no hay un “Home Economist” en la sesión.

Al final los métodos como habéis visto son similares, se trata de mezclar una harina o fécula con una grasa y un colorante, esta mezcla según sus proporciones nos da una textura a menudo indiferenciable de un helado de verdad. Hacer la prueba para hacer una buena foto de helados y luego se lo dais a probar vuestro “cuñao” ah, y grabarlo en vídeo que las risas será muchas, cuando intente comerse uno de estos helados. Ojo con el del acondicionador, ese no es comestible, los otros se pueden probar, aunque sepan a rayos :-)



Si quieres ver de primera mano como se hacen este tipo de fotos, puedes hacerlo en uno de mis Talleres de Fotografía Gastronómica que se celebran cada pocos meses.
La próxima convocatoria está prevista para los días 10 y 11 de noviembre. Puedes ampliar toda la info aquí: Taller Foto Gastronomica 4ª Edición


Pablo Gil


Quizá de los pocos afortunados que puede medio "comer" de la foto y comerse lo que fotografía. Aunque alguna vez quise ser fotógrafo de moda, hoy me dedico a la fotografía publicitaria y gastronómica, mucho mejor así… Como apasionado de este mundo, la curiosidad me puede! Desde niño destripo todo aparato que pasa por mis manos, si me dejas una cámara o una lente sabrás hasta donde, sabrás por qué y sobre todo para qué! Luego ya veremos si la devuelvo… entera. :-)

Twitter: @pablogilfoto 
Instagram: @pablogilfoto

1 comentario:

  1. Menos mal que no soy tu cuñado, jajaja. Buena entrada y gracias por los secretos.

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...