jueves, 13 de noviembre de 2014

Internet Vs libros de fotografía

Internet, producción en cadena de contenidos fotográficos. Vía elperiodicodelmotor.com

Internet ha cambiado nuestro mundo. El cambio no es una cuestión siquiera del presente, es algo que ya ha pasado. La capacidad de encontrar y acceder a cualquier información de forma inmediata ha hecho que el mundo pueda estar a un click de distancia. 

Sin embargo, esta virtud tiene también sus consecuencias no tan positivas. Para el fotógrafo (aficionado o no) su formación debe ser un proceso que nunca acaba y una herramienta como internet es un imprescindible. 
Pero como toda herramienta hay que saber aprovecharla y utilizarla para complementar a otras. 
La inmediatez de la naturaleza de la red, no sólo influye en nuestro flujo de trabajo, sino que, y esto es el centro argumental de esta entrada, en la forma en la que encontramos y consumimos la información. 

Buena parte del contenido formativo que buscarás (y debes buscar) serán fotografías sobre las disciplinas que te interesen. En el caso de la fotografía de calle podrás acceder a un número infinito de fotos pero que habitualmente se presentan de forma aislada. Como una foto individual. Lo accesible de esta disciplina hace que proliferen las tomas que podemos "estudiar".

Mas allá de que debemos decidir que fotógrafos y obras no pueden aportar algo, el hecho de que en la mayoría de ocasiones las fotos no se ven como parte de una serie o en conjunto con otras fotos del mismo autor es un factor que no nos beneficia. 

Con el tiempo he llegado a la conclusión de que he aprendido más cuando he podido ver las fotos de un autor como parte de un todo. Y si ese conjunto responde a una serie en concreto mucho mejor.

La posibilidad de ver como un autor ha trabajado sobre una temática tomando varias fotos me muestra como dentro de una misma visión fotográfica y estilo se puede abordar el reflejar esa realidad.  

Además, esto nos sirve para conocer mejor al fotógrafo en cuestión y comprobar su solidez, progresión y algo más importante (al menos para mí) si es sólo un gran fotógrafo técnicamente o además su obra tiene alma. Cuando aprecias que su obra podría clasificarse en diferentes series por el estilo empleado o la temática es casi inevitable descubrir que detrás hay un estilo propio. 

MAGNUM, ya no sé cuantas veces he recomendado el libro que aparece como fondo en esta foto.

Es complicado llegar a ese punto, ya que generalmente el autor debe haber superado la fase de hacer "la foto tipo" técnicamente inmaculada y ya sin complejos lanzarse a profundizar en la parte artística responda o no a lo supuestamente correcto. Si de verdad se llega a este punto dominando la técnica, su obra desprende ese algo especial. 


Un buen medio para acercarnos de esta manera a los autores es recurrir a los libros de fotografía. Si son impresos mucho mejor. En ellos las obras se suelen mostrar de forma ordenada, atendiendo a algún criterio bien sea cronológico, temático o técnico. Pero en todo caso apreciaras cada foto como una de las tantas células que componen un organismo.  De forma instintiva, nuestra actitud ante un libro es mucho mas pausada y sosegada que ante un contenido en la RED. 

Como he comentado hasta la extenuación, muchas veces la diferencia entre una buena foto y LA FOTO es la suma de pequeños detalles, el matiz es el que marca las diferencias. ¿Eres capaz de apreciarlo, saborearlo y asimilarlo de igual manera en un medio que en otro? A mi al menos me resulta mucho más fácil cuando puedo buscarlo en una muestra mas amplia. La solución acercarte a los libros de fotografía...

Quizás te interese esta entrada "Las fotos mas importantes las que borras"

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...