lunes, 9 de febrero de 2015

5 trucos para aprovechar mejor la batería de tu cámara

Consejos para sacar el máximo rendimiento a las baterías de tu cámara

Las posibilidades, opciones y rendimiento de una cámara moderna es impresionante. El desarrollo de sistemas que cada vez nos dan más es indiscutible. Pero por desgracia esto tiene un precio y es el coste energético.

Sensores más potentes, pantallas mas grandes, visores electrónicos de última generación... estos elementos necesitan mucha energía para rendir a los niveles que lo hacen, y a pesar de que las marcas se esfuerzan en conseguir dispositivos mas eficientes, la realidad es que las baterías no han evolucionado (por lo menos en lo que respecta al ciudadano de "a pie") al mismo nivel.

Es por ello que debemos conseguir optimizar la vida de nuestras baterías. El problema no es que no sepamos como ahorrar energía sino conseguir un equilibrio entre prestaciones y ahorro.

A continuación algunos consejos que pueden ayudarte a encontrar una configuración que trate mejor tus baterías.

MODO REPOSO: La mayoría de equipos cuentan con un modo que pone en suspensión de forma automática la cámara. Esto posibilita, entre otras cosas, que la cámara no siga gastando tanta energía pasado un tiempo que generalmente tu mismo puedes configurar. Además, la puesta en marcha de la cámara es más rápida que si apagaras y encendieras ésta. En algunos modelos esta opción se complementa con otra que suele llamarse encendido o arranque rápido. El problema es que aunque el proceso este optimizado, la salida del modo de suspensión consume energía al poner en marcha la cámara. Quizás no tanto como el apagado/encendido total. Por ello mi consejo es desactivar este modo si vas andando con la cámara a la espera de fotos y las pausas entre foto y foto no son prolongadas, cosa distinta es que entre foto y foto pasen 20 minutos (el sentido común es el que te indicará si activar o no y el tiempo de para la entrada en suspensión. El uso que le doy a esta opción se complementa con otras que comentaré en esta entrada. De nada sirve esta práctica, ni ninguna de las que se muestran en esta entrada en forma de consejos si no se utilizan en conjunto.


PANTALLA/VISOR: Por regla general utiliza el visor (sea del tipo que sea). Además desactiva el sensor de proximidad y deja fijo el uso del mismo. Las pantallas traseras consumen mucha energía y si además están en modo live-view, mucho más. Si tienes un teléfono que te permita ver el gasto de energía del mismo de forma detallada, mira el uso de energía de la pantalla... con eso te harás una idea del uso que tienen estos elementos. En todo caso, tanto si usas la pantalla posterior como el visor electrónico configura el brillo a un valor suficiente pero no exagerado. Si tienes la buena practica de no mirar las fotos hasta que no has terminado la sesión, no necesitarás un valor alto de brillo en la pantalla. Además, configura un valor y compara el uso de la batería manteniendo el valor de brillo a un valor bajo con respecto al de una configuración en la que el valor de este parámetro lo configure la cámara según el momento. Quizás te lleves una sorpresa. En mi caso un brillo -2 (en un segmento -5 a +5, como norma general) me da mejor rendimiento que dejar que la cámara se ocupe de este punto. La idea no es que toméis el valor -2 como referencia, sino la idea de que un valor bajo, dejándolo fijo supone menos gasto que el valor automático. Esto es aplicable al uso de visores electrónicos.

Las pantallas en modo live-view... el peor enemigo de nuestras baterías 

ENFOQUE: me sorprende lo habitual que es encontrarme con personas que llevan el enfoque configurado en seguimiento continuo/servo sin que exista la necesidad de esto. Incluso configuraciones (según modelo) en el que la cámara va pre-enfocando/enfocando continuamente incluso cuando cuando la cámara va colgada del hombro o el cuello sin ser utilizada (WTF???).
Salvo para casos y disciplinas concretas, no es necesario el seguimiento de foco. Puedes ir pre-enfocando con el propio disparador pulsando éste hasta la mitad de su recorrido. Tu batería lo agradecerá.

SONIDO: Más allá de gustos o de que para ciertas situaciones el sonido de confirmación de enfoque o de pulsaciones sean tus peores enemigos, estos suponen un gasto de energía que puedes evitar.

LUZ PRE-ENFOQUE: ¿De verdad la necesitas? Valora la situación y si puede ahorrarte ese destello.

Estos son 5 trucos que pueden ayudarte a optimizar la vida de tus baterías. Puede que no consigas milagros, pero el día que la cámara se apague por falta de "sustento" te acordarás de no haber intentado optimizar el consumo de enegía.

Si está entrada te ha resultado útil puede que te interese esta sobre tus tarjetas de memoria y su cuidado

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...