miércoles, 25 de febrero de 2015

La línea roja en fotografía. La que no debes cruzar en Street Photography

Captura del video de Fernando Moleres sobre la situación de los menores en las cárceles de Sierra Leona. Rompiendo el Círculo, Sierra leona

¿Cual es esa línea que no se debe cruzar en fotografía? ¿y en Street Photography? ¿Existe esa línea? ¿Esta siempre en el mismo "lugar" independientemente de la situación?


Hace tiempo que no escribía un artículo en el que más que compartir con vosotros espero aprender y que vuestros comentarios me hagan reflexionar.

En cuestiones tan abstractas como esta, es imposible abarcar la totalidad de las situaciones y hacer un análisis de toda la posible "casuistica" es del todo imposible.

Por eso, me adelanto y os pido perdón si en esta entrada dejo sin tocar algún punto que pueda ser importante. Ruego entendáis este artículo como una reflexión en voz alta.

En primer lugar, quiero dejar claro un punto. De todos los fotógrafos que conozco personalmente o son amigos ninguno ha cruzado en mi opinión la "linea roja". Puedo compartir o no la forma de fotografiar, el trato a ciertos temas o el reflejo que puedan hacer de ciertas realidades, pero todos en esencia compartimos unos principios que son la base, no sólo de una obra digna, sino del respeto más simple que se debe tener en cualquier faceta de la vida. Pero por desgracia no todas las fotografías que veo cumplen con este "requisito".

Dicho esto, el problema que encuentro a la hora de trazar esa línea reside en la necesidad de separar lo que puede ser una fotografía testimonial o fotoperiodismo de la street photography... pero... ¿se pueden diferenciar totalmente? ¿acaso la street photography no es una disciplina que busca documentar de alguna forma la realidad? Es complicado.

Quizás, lo más fácil sería analizar la cuestión según la situación y temática a documentar. Un fotógrafo de guerra que documenta un conflicto no puede marcarse la línea roja al mismo nivel que yo mismo cuando camino por las calles de una ciudad haciendo fotos. Otra cosa será que el fotógrafo que documenta en el conflicto armado gracias a su talento y destreza detrás de la cámara consiga reflejar la realidad valiéndose no sólo del recurso fácil.

Totalmente fuera del sistema, un borrón en el mismo. Baja velocidad de obturación que consigue ese efecto y además hace irreconocible a la persona protagonista. Puedes escuchar el comentario a esta foto en un fragmento de una de mis presentaciones AQUI

Creo que en realidad esa línea debe ser la que establezca el sentido común y ante una escena habría que plantearse tres preguntas (siempre y cuando no se haya pactado la foto) ¿si yo fuera uno de los protagonistas de esta toma me gustaría que me hicieran la foto que yo "planeo"? ¿la toma puede dañar la imagen o dignidad del fotografiado/s? e independientemente de la respuesta a estas últimas cuestiones, ¿la labor social que implique tomar esa foto y descubrir/reflejar esa realidad pesa más que el posible "daño" al protagonista/s de la toma?

Con la última pregunta, podemos caer en la tentación de justificar prácticamente cualquier toma. En mi opinión "el descubrimiento", la labor "de investigación" sobre un drama conocido por todos por ser parte de nuestra realidad del día a día, de lo cotidiano, no existe. Tomas que roban/fotografía por enésima vez al mendigo de la iglesia con un primer plano no suelen responder a la necesidad de denunciar una situación sino al deseo de obtener una toma impactante con un recurso muy fácil. Partiendo de la premisa de que ese "daño" a la imagen de una persona (por reflejar su situación tan triste) sólo queda justificada (en mi opinión) cuando la foto sirve para dar a conocer una situación y que este conocimiento ayude a que se pongan medios para solucionar o terminar con esa situación. Lamentablemente la existencia de mendigos y personas sin hogar en nuestros días es conocida por todos pero ya existen forma de ayudar y luchar contra esa situación mucho mas efectivos que la publicación de la enésima foto-topicazo. Cuando además ni siquiera nos acerca a una realidad distante o desconocida por producirse en un rincón distante del mundo.

Soy partidario de, en el caso de querer tratar ese tema, hacerlo con más sensibilidad hacia esas personas. Utiliza tu talento para reflejar esa realidad sin caer una vez más en el recurso fácil. En definitiva y desde un punto de vista frívolo, ¿que reto te supone hacer un robado de una persona que se encuentra en una situación tan difícil? Si quieres ayudar, hazlo pero de verdad, lo siento no eres el protagonista de una cruzada por la defensa de los derechos de esa persona... Haz que ese día coma caliente, un lugar donde dormir que la saque de la calle o simplemente habla con ella un ¿como estas? puede ser un mundo para personas que se encuentra fuera del sistema.. o incluso busca alguna organización que ayude a esas personas e involúcrate con ella. Eso si es ayudar.


Fotografía como herramienta para denunciar una situación. Menores en las cárceles de adultos de Sierra Leona. El "ultimo palacio"... que es donde terminas si no tienes dinero en la cárcel de Sierra Leona en la que Fernando Moleres realizó ESTE TRABAJO

Respecto a otras situaciones, aún más impactantes, aplicaría la misma lógica que para el anterior caso.

Por desgracia, el lado mas salvaje y gris del ser humano esta presente en nuestro mundo y la fotografía es una potente herramienta para remover conciencias y provocar el cambio. No es la única, no es la definitiva pero si es muy valiosa. No desvirtuemos ese poder por satisfacer nuestro ego o conseguir un puñado más de likes, seamos personas en primer lugar y pongámonos en el lugar del otro.

Es sólo una reflexión, mi opinión. A veces no es fácil saber donde debemos poner el límite.

6 comentarios:

  1. Una magnífica reflexión que deberíamos tener en cuenta, el problema viene cuando nuestro ego está por encima de la realidad y rara vez nos hacemos esas preguntas que, en mi opinión, deberían ser obligatorias

    ResponderEliminar
  2. Me alegro que te haya resultado interesante... pero la verdad es un tema delicado

    ResponderEliminar
  3. Yo admito que soy de los que no piden permiso a la hora de hacer fotografías a desconocidos en la calle, pero el hacérselas a gente que vive en una situación poco afortunada para conseguir un puñado de likes es una cosa a la que me niego rotundamente y tengo gran respeto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario. Veo que estamos en la misma línea

      Eliminar
  4. Fotografiarás al prójimo como si fotografiases a tus padres
    No buscarás los likes a costa del prójimo
    No fotografiarás a personas por su fealdad o desgracia (no la han elegido)
    No seas merluzo y esfuérzate en ser creativo

    ¿Crees que el mendigo, el gordo, el feo, la vieja arrugada, te van a dar reconocimiento? Eso no es ser fotógrafo, eso es ser un "caranchoa" desalmado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Genial comentario, debería ser el padre nuestro del fotógrafo de calle.

      Eliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...