miércoles, 13 de enero de 2016

Qué necesito para hacer una buena foto gastronómica



Resulta habitual oír frases como “con qué has hecho esa foto…”, y la mayoría de fotógrafos profesionales reaccionamos de forma similar, “la foto la hice yo, no la cámara” o “preguntarías a un arquitecto con qué ordenador diseñó esos planos…” en fin, es cierto que "el hábito no hace al monje" y dejándonos ya de frases hechas, hay que decir que si, que hay muchos tipos de fotografía que requieren de equipos especializados y con características concretas.
El equipo todoterreno que sirve para todo, con un rendimiento profesional, aún no existe y dudo que exista algún día, siempre una o varias tareas se desempeñará de forma menor o insuficiente para tu propósito, es inevitable. Partiendo de esta afirmación y sabiendo que hay múltiples tipos de fotografía, es normal perderse a la hora de elegir el mejor equipo para un tipo de foto concreta. Así como para fotografía callejera o de paisaje, muchos ya sabéis que equipo usar, gracias a Blog como este, para fotografía de producto, tanto publicitario como gastronómico, seguramente no esté tan claro. Vamos a ver cual es el mejor equipo posible para este tipo de fotografía.



El sensor. ¿El tamaño importa?

El tamaño importa y mucho. No tanto el de la cámara, que también (de cara al cliente cuanto mas grande mejor), pero si que es importante el tamaño del sensor. Necesitaremos un sensor muy capaz, cuanto mayores sean su rango dinámico y resolución, cuanto mejor sea la relación señal/ruido, estaremos mejor dotados a la hora de captar imágenes para publicidad y foto gastronómica. Los sensores de mayor tamaño rinden mejor en términos generales por cuestiones físicas de su propia arquitectura, aunque hay sensores de 24mm que muestran buenos rendimientos igualmente gracias a los desarrollos de los fabricantes, cada día más avanzandos. Necesitaremos captar el detalle. La nitidez y la fidelidad del color deben ser máximas. Solo los mejores sensores nos van a dar el rendimiento adecuado, Lo ideal entonces sería una cámara de medio formato, aunque debido a su altísimo precio, podemos realizar excelentes trabajos con calidad muy cercana al medio formato con un 35mm digital. En 2014 y 2015 han surgido nuevos sensores de 36, 42 y 50 Mpx en firmas como Nikon, Canon y Sony. Cualquiera de ellas tendrá un rendimiento más que óptimo. Es fundamental poder disparar las fotos vía "Thetering" a un ordenador y revisar así las tomas de forma detallada a medida que se van haciendo. Cosas irrelevantes para este tipo de foto son la velocidad de obturación, la capacidad y velocidad de enfoque y la ergonomía de la cámara, por ejemplo.

Lentes, ¿Macro si o no?

No es obligatorio aunque si es lo más recomendando, sobre todo para poder acercarte en tomas muy cercanas. Se recomiendan distancias focales entre 70 y 135mm, siendo mis favoritas el 90mm y el 100mm para un sensor de 35mm. Si la lente es Macro además conseguiremos distancias de enfoque mínimas de entre 20 y 30cm en cambio si la lente es un Tele estándar, las distancias mínimas de enfoque serán de 80 a 110cm, lo que plantea problemas a la hora de fotografiar un detalle y obliga a usar un 200mm o más, aplanando demasiado la imagen. Es preferible usar ópticas fijas, tienen mayor nitidez y luminosidad, menos aberraciones cromáticas y distorsiones, además de ser más ligeras. Esto no quiere decir, que no puedas usar un 70-200mm “pata negra” f2.8 de tu marca favorita, pero no es lo ideal.

La luz, ¿natural o artificial?

Por qué no las dos…, depende mucho del estilo que queramos y de las posibilidades a nuestro alcance. Para fotos naturalistas de comida, lo ideal es una luz natural, con sus matices complejos que podemos modificar con reflectores, espejos y banderas. Una ventana con vistas al mar tapada por una cortina traslúcida es una luz ideal, pero no todos disponemos de ella. Lo mismo o casi, se puede reproducir con luces Flash o Focos LED (no hablo de las planchas de múltiples puntos LED, si no de focos de un solo punto LED ultrapotente de 100 o 200w) y siempre con ventanas grandes acopladas. Si queremos controlar la luz a nuestro antojo, lo mejor es contar con un equipo propio de luces, nada complejo. Generalmente con un solo punto de luz tendremos suficiente, aunque lo ideal es trabajar con dos. A mi me gusta trabajar con luz continúa o con flashes que tengan una luz de modelado intensa. Es muy útil ver el resultado para controlar cada detalle de la escena en todo momento, no solo en las tomas. Agiliza mucho el trabajo y es lo más aproximado a trabajar con luz natural.

Las Sesiones, mejor a fuego lento.

Nos interesa disparar siempre en estudio o en un espacio habilitado a tal efecto, en una sesión sosegada y siempre sobre un entorno controlado por el fotógrafo. Las sesiones de producto no son aquellas en que disparamos ráfagas ni movemos la cámara buscando el encuadre como locos. Lo ideal es preparar una foto con tiempo, a veces varias horas, cuidando todos los detalles, la luz, el encuadre, el producto, todo mimado con mucha paciencia y mucha ayuda a veces, como la del estilista de comida.

Herramientas y cosas caseras.

No hay sesión de producto, tanto gastronómico como publicitario, en que no se usen herramientas y trucos, la mayor parte de las veces caseros; que dan un toque, muchas veces esencial para un buen resultado final. Colocar unas gotas de condensación en una botella para que parezca fría, controlar los brillos de un reloj o como hacer un helado que no se derrita nunca, son típicos ejemplos de cosas que hay que preparar. Aunque no tienen que ver con el equipo de fotografía, si nos dan una idea de los útiles que debemos llevar a una sesión. Todo tipo de herramientas, cables, cintas adhesivas, alambre, Cartón pluma de color negro y blanco, papel, BlueTac, plastilinas, varas metálicas, pinchos, pinzas, sprays y un largo etc… 

Lo que se puede hacer con todo este material, lo contaré en una próxima entrada.

Puedes leer más sobre fotografía gastronómica en sección sobre la misma que puedes encontrar AQUÍ

Pablo Gil
Pablo Gil FujiXperience
Soy de los pocos afortunados que se puede "comer" lo que fotografía y aunque alguna vez quise ser fotógrafo de moda, hoy me dedico a la fotografía publicitaria y gastronómica, mejor así… Como apasionado de este mundo, la curiosidad me puede y viendo mi cara, sabrás que no es broma! Desde niño destripo todo aparato que pasa por mis manos, si me dejas una cámara o una lente sabrás hasta donde, sabrás por qué y sobre todo para qué! Luego ya veremos si la devuelvo… entera.
Twitter: @cerberorex  WEB: Kamandula.es



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...