miércoles, 13 de julio de 2016

Silencio se rueda: las labores del fotofija


Jerez. Noviembre, 2014.

El tiempo pasa, y nosotros con el. Cerca de cumplirse dos años desde el rodaje del film "Techo y comida", aún recuerdo con entusiasmo aquellos días, inmerso de lleno en la industria del cine nacional rodeado de grandes profesionales y fantásticas personas. Cámara en mano, desarrollando las labores de fotofija, y moviéndome con sigilo entre bastidores para inmortalizar las estampas mas bellas y significativas que me regalaba Rocío (Natalia de Molina. 1990, Jaén. Premio Goya a Mejor Actriz 2016), madre soltera, desempleada, inmersa en la lucha diaria por sacar adelante a su hijo Adrián (Jaime López. Jerez), que junto a todo el equipo de rodaje dirigido por Juan Miguel del Castillo (1975, Jerez. Nominado al Goya como Mejor Director Novel 2016), hicieron posible esta cinta: tan real, tan cruda,... como la vida misma.




Prevenidos... silencio, sonido, cámara... acción!!!

Una frase que resonaba en mi cabeza tras las jornadas de rodaje. La misma se repetía, recordándonos el inicio de grabación de una secuencia, y a su vez nos advertía de la necesidad de guardar silencio, y ocupar una posición lo mas fija y discreta posible, fuera del plano de secuencia. 

Natalia de Molina y parte del equipo de rodaje de #Techoycomida
antes de iniciar una secuencia de prueba

Saber estar y actuar son tareas indispensables que debemos llevar grabadas a fuego, y bien practicadas de casa, para ser una pieza mas de ese engranaje, de un mecanismo que funciona a la perfección y que ante el mas mínimo error, por ridículo que pueda parecernos, puede reventar una secuencia completa de grabación, distrayendo (cabreando) a director, cámara, ayudantes e incluso reparto. En conclusión, las cámaras mas silenciosas, o aquellas que no generan ruido alguno al accionarlas - obturación electrónica -, son las mas adecuadas para desarrollar las tareas de fotofija. Si usamos cámaras reflex, un sound blimp, o caja de insonorización, nos permitirá disparar el equipo, incluso en mitad de la grabación de una secuencia, sin producir ese molesto ruido extra, tan temido por nuestros directores del séptimo arte. Mucho cuidado también con hacer disparar accidentalmente el flash... desearas que luego te flasheen a ti - al mas puro estilo Men in Black - para conseguir borrar ese fatal tropiezo de tu memoria... 

El director del filme, Juan Miguel del Castillo, el joven actor, Jaime López y parte del equipo de producción


El desplazamiento por el espacio de grabación es otro de los aspectos que también debemos cuidar. Así evitaremos aparecer de espontáneo en el plano de rodaje, y terminar fuera del plató en menos que canta un gallo, o peor aún, con el equipo fotográfico estampado en tu cabeza.


Haciéndonos invisibles

El fotofija es un individuo móvil, sin duda molesto, equipado con material fotográfico - una o varias cámaras, con uno o varios objetivos. La labor mas compleja y a su vez la mas importante para ganarnos la confianza - y el respeto - del equipo, es pasar desapercibidos, sin que nadie se percate de nuestra presencia. 

Natalia de Molina y Jaime López, en pleno rodaje de exteriores

La tensión generada durante un rodaje podría perfectamente cortarse con un cuchillo. Sacar a relucir y poner en práctica nuestras habilidades de camuflaje urbano ya expuestas en este blog (www.fuji-xperience.es/2016/02/camuflaje-urbano-para-fotografos.html) pueden resultarnos de gran utilidad en este tipo de situaciones, donde el don de la invisibilidad propuesto por H.G. Wells nos sería de infinita ayuda para desarrollar nuestras tareas sin ser vistos ;)



El equipo fotográfico

En el punto anterior indicaba la imposibilidad del uso de fuentes de luz propias - flashes, paneles led,... - al menos durante el rodaje de las secuencias. El esquema de luz - natural, artificial o mixto - determinado por el equipo de rodaje para la filmación de cada escena, corresponderá a la iluminación disponible para nuestras fotografías.

Natalia de Molina en una escena en penumbra, poniendo a prueba mi equipo

En ocasiones, la escasa luz disponible nos obligará a usar lentes muy luminosas (aperturas entre 1.2 y 2.8), con la consiguiente reducción de la profundidad de campo al emplear estos pequeños números f. De igual modo, nos salvará de estas situaciones donde la luz escasea, la posibilidad de aumentar la sensibilidad del equipo... pero cuidado con el ruido generado, que puede terminar arruinando nuestro trabajo!!!. Será importante conocer de antemano las funciones y limitaciones del equipo con el que trabajamos, para así evitar situaciones incómodas in-situ, que puedan poner en entredicho nuestra profesionalidad, marcando nuestro currículum de por vida.



La experiencia es lo que queda

Sin duda, una experiencia inolvidable, imborrable. Codearme en cada jornada con un equipo humano y profesional de este calibre, no tiene precio. Cada acción suma, cada tarea nos hace mejores: mejores personas, mejores profesionales. 

Parte del equipo de rodaje de #Techoycomida


Redactado por:

Selfie con la actriz Natalia de Molina aprovechando uno de los descansos, Goya a Mejor Actriz 2016

Javier Domínguez "Jadoga"

Un loco enamorado de la fotografía, apasionado del formato cuadrado y la máxima“menos es mas”. Formador y fotógrafo en JADOGA PHOTO-ART. Dirige el grupo fotográfico 1:1, responsable de comunicaciones y redes sociales en Confederación Española de Fotografía y parte activa del proyecto artístico Umelecky. Actualmente esta desarrollando el proyecto fotográfico #CinemaPortraits.

Twitter: @JadogaPhotoArt

Facebook: www.facebook.com/byJadogaPhotoArt #CinemaPortraits

WEB: Jadoga.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...